Descarga juegos, plantillas gratis para estimular y educar en valores

Entra en el universo de Gabriel & Adrián para estimular y educara los niños en valores mediante cuentos e historias!

Los cuentos es la mejor forma de enseñarles actitudes y principios para su día a día. ¿Nos acompañas?

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(232, 155, 62)"}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Empieza Ahora

Desarrollo personal de los padres

El objetivo de esta sección es recoger todos aquellos artículos, recursos, libros que nos ayuden en nuestras labores para ser buenos padres. Que nos ayuden a ser más conscientes de nosotros mismos, de nuestras emociones y actitudes para gestionar correctamente nuestro desarrollo personal y el de nuestra familia. Vivimos tiempos difíciles para la economía, pero son mucho peores para las familias. El ser humano intenta cubrir sus necesidades básicas, y su núcleo más cercano es la familia.

Dentro de la familia, es donde los niños desarrollan su autoestima, su forma de relacionarse, la personalidad y sus valores o principios. La unidad familiar es básica para el desarrollo del niño y padres. Una familia con problemas de unidad puede conllevar en nuestros hijos fracaso escolar, problemas de confianza y autoestima, infravalorarse, poco desarrollo de su inteligencia emocional e intrapersonal, etc.

Existen varios pilares sobre los que se tienen que asentar una unidad familiar bien estructurada que son:

  • Afectividad y cariño entre padres e hijos: una falta de cariño hacia los hijos genera baja autoestima y desapego emocional con el resto de las personas. El rechazo afectivo es la principal causa de las familias desestructuradas.
  • Comunicación entre padres e hijos: puedes querer mucho a tus hijos pero si no lo demuestras o comunicas, no sirve de nada. Generalmente esto sucede en padres que anteponen obligaciones laborales a familiares. Quieren mucho a sus familias pero no pasan apenas tiempo con éstas. Muchas relaciones de afecto también son opacas o enrevesadas. Se siente una cosa pero se dice otra. O se usa el afecto para el chantaje emocional. Desde muy niños hay que enseñar a comunicar los sentimientos, no usarlos como armas. Los padres somos los primeros que recurrimos a estos artificios dialécticos.
  • Disciplina y rigor: para educarse dentro de una sociedad hay que cumplir una serie de principios y valores que deben ser enseñados dentro de la unidad familiar mucho antes que en los colegios. Los niños y padres deben asumir responsabilidades y compromisos. Si estos son intermitentes o incongruentes no cumplen su función y se difulminan en el tiempo.

Pero, ¿cómo se construyen estos pilares en una sociedad como la actual? Las prisas y el estrés es nuestro día a día. La figura de los padres y colegio ya no es la única fuente de información del hijo. La sociedad está perdiendo su sentido crítico y valores. Los padres estamos sometidos a una intoxicación de datos y consejos que nos impide tener un guión claro.

La sociedad está en medio de un cambio de paradigma, un cambio de modelo económico y social que no habíamos tenido antes. El hecho de estar tan interconectados nos proporciona información con la que ni imaginábamos hace años y, al mismo tiempo, nos hace más vulnerables y manipulables. Es necesario fomentar el desarrollo personal más que nunca en una sociedad competitiva donde nuestro valor más preciado es el tiempo pero, sin perder el hábito de introspección y  dedicarnos tiempo a conocernos nosotros mismos.

videos de motivación